Casa familiar de Bartolomé de Carranza

A escasos metros de la iglesia, en la calle que lleva su nombre, se encuentra la casa familiar de Bartolomé de Carranza. Esta casa se incluye, junto a otras de la localidad, dentro de la tipología de casa barroca, habitual durante el siglo XVII. La casa del arzobispo, en la que se incluyen varias viviendas, cuenta con un cuerpo bajo de sillar, y el segundo y el ático de ladrillo con enmarques de sillería. En la fachada, se sitúa una hornacina de medio punto del siglo XVIII, y bajo ella el escudo de los Carranza, de estilo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII.

Ilustre mirandés, este dominico nacido en Miranda de Arga en 1503, llegó a las más altas magistraturas de la iglesia española, siendo propuesto por Felipe II para el puesto de arzobispo de Toledo. Conocido por todos los mirandeses debido a la celebración del V centenario de su nacimiento en 2003, la casa donde nació y vivió los primeros años de su vida es un buen ejemplo de casa mirandesa de la época, en la que todavía se puede apreciar el escudo familiar y la composición de las casas nobiliarias del renacimiento.

La vida de Bartolomé de Carranza está documentada gracias a numerosos estudios históricos, que nos han permitido elaborar una cronología de su vida y obra, abundante y complicada. Tras abandonar Miranda para ingresar en la orden de los dominicos a los 16 años, estudió en Valladolid, donde también impartiría clases de Teología. Tras continuar su formación en Roma, fue consultor de la Inquisición. Como teólogo del emperador Carlos V participó en varios de los períodos del Concilio de Trento y fue confesor del entonces heredero a la corona española Felipe II. La relación con el futuro emperador le llevaría a Inglaterra, donde tendría un papel en la restauración del catolicismo.

Tras la publicación de su obra “comentario sobre el Catecismo cristiano”, editado en Amberes, Bartolomé de Carranza sería detenido y apresado por la Inquisición, iniciándose un proceso de 17 años. Primero en España, y después en Roma, Carranza fue acusado de herejía por su contacto con textos protestantes. En 1576 Carranza fue absuelto, aunque obligado a abjurar de algunas de las proposiciones incluidas en su obra. Sin embargo moriría en Roma semanas después de la resolución del proceso. Su Catecismo Cristiano estuvo entre los libros prohibidos por el Vaticano hasta el siglo XIX. Sus restos serían exhumados y trasladados a Toledo en los años noventa del siglo XX.

En 2003, con motivo de la celebración del V centenario de su nacimiento, los vecinos de Miranda de Arga participaron en la escinificación de una obra teatral que repasaba la vida de Bartolomé de Carranza, desde su infancia en Miranda hasta sus últimos años en Roma. Como escenario se dispuso la fachada del Palacio de los Colomo, el actual Ayuntamiento.

Ruta del Renacimiento >>>

<<< Iglesia Nuestra Señora de la Asunción