Puente

Puente

Principal puerta de entrada de Miranda, salva el río Arga, permitiendo la llegada de la carretera proveniente de Tafalla. Su conservación ha requerido numerosas obras, datando la última de 1976, en la que se realizó un ensanchamiento del puente y que hoy todavía contemplamos.

No se ha conservado ningún resto de los puentes romanos y musulmanes que precedieron al actual de origen gótico. A mediados del siglo XVII se encargaron las obras para reformar por completo el antiguo puente medieval, que debía encontrarse en mal estado. Las obras de restauración se han sucedido a lo largo de los siglos XVIII, XIX y XX, a menudo debido a los deterioros ocasionados por las crecidas del río. Los ochos ojos apuntados que componen el actual puente, proporcionan a Miranda el principal punto de salida y entrada del pueblo, al salvar el río arga y facilitar el camino en dirección a Tafalla.

En la parte contraria al casco urbano, encontramos una antigua bomba utilizada para extracción de agua, situada en un pequeño merendero junto al embarcadero del río, en la base del puente.